5 lecciones que hemos aprendido de este 2020

Escrito en Noticias en Internet | Sin comentarios | 09-12-2020

Si en diciembre de 2019 alguien nos hubiese preguntado qué tipo de proyectos creíamos que serían los más demandados en 2020 no sé si habríamos acertado. Webs corporativas, tiendas online, alguna que otra plataforma educativa, apps… Nada podría augurar el 2020 que hemos vivido y que, tal y cómo se están desarrollando los acontecimientos, parece que seguiremos viviendo en 2021.

Al recordar todo lo que hemos vivido durante este año y, especialmente, durante estos (eternos) 9 meses, nos damos cuenta del papel determinante que juega la digitalización. Durante años hemos trabajo con autónomos y empresas de todos los sectores que recelaban a la hora de dar el salto al mundo online. El temor a perder el contacto directo con sus clientes o no poder transmitir todo el encanto que tienen las tiendas pequeñas son preocupaciones que tienen muchísimos empresarios, ya que son aspectos clave para diferenciarse de las multinacionales y grandes superficies.

Multitud de tiendas, las conocidas como “comercio pequeño”, han tenido que hacer de tripas corazón y lanzarse a la venta online para mantener sus proyectos a flote.

5 lecciones que hemos aprendido

Otros negocios, pertenecientes a sectores muy afectados por la situación, como son el turismo o la hostelería, han tenido que reinventarse por completo, ofreciendo servicios alternativos para seguir captando clientela.

A lo largo de estos meses hemos formado parte del cambio (forzoso) que ha experimentado prácticamente todo el mundo. Ha cambiado nuestra forma de consumir, nuestra forma de relacionarnos con los demás, nuestra forma de entretenernos…Y en este cambio la tecnología en general y el mundo online en particular han sido herramientas indispensables. Por ello, y con el fin de sacar algo positivo del año más raro de nuestras vidas, hemos querido hacer una lista de lecciones que hemos aprendido:

  1. La digitalización es tu aliado, no tu enemigo. A muchos de vosotros, propietarios de establecimientos de venta al público o con negocios pequeños, os aterra el mundo online. Contar con un escaparate online no es contraproducente para tu negocio, sino que es un beneficio. Dar visibilidad a tu empresa a través de Internet no implica la pérdida de valor y de carisma de tu proyecto. Si tu negocio ofrece un servicio de valor y calidad en el terreno offline, seguirá haciéndolo en el terreno online. Es importante ver la digitalización de las empresas como un beneficio en lugar de como una barrera.
  2. Convierte las dificultades en oportunidades. Esta premisa no es aplicable a todos los sectores, lo sabemos. Pero también conocemos numerosos casos de empresas que, ante un primer momento de pánico por ver bajar la verja de sus establecimientos, han aprovechado para tomarse un descanso y reflexionar. Analizar la situación, valorar qué necesita el cliente en este momento y ser capaz de ofrecérselo es una forma excelente de hacer frente a la situación y capear el temporal. Ejemplo de ello son los negocios de hostelería que han reconvertido sus proyectos en restaurantes de comida para llevar, ya sea a través de apps de delivery o a través de tiendas online propias.
  3. El momento perfecto no existe. ¿Cuántas veces hemos escuchado eso de “Cuando tenga tiempo me pongo con la tienda online” o “Ahora no lo veo necesario, dejo la página web para más adelante”? Si no lo conviertes en una prioridad nunca será un buen momento. Contar con una web para tu negocio debe ser un proyecto que ilusione y no una tarea más de tu lista de procrastinación. Si confías con nosotros para llevarlo a cabo te daremos toda la información y herramientas necesarias para que sea todo un éxito.
  4. Somos más solidarios de lo que creíamos. Las situaciones más adversas sacan lo mejor y lo peor de las personas. En estos meses hemos sido más altruistas. Hemos tenido más paciencia con proveedores y con retrasos en las entregas. Hemos apoyado a los pequeños negocios y hemos apostado por compras menos impulsivas. Esto se traduce en más comprensión, más consciencia y más empatía.
  5. No podemos controlarlo todo. Lo que menos nos podíamos imaginar en enero de 2020 es que este año iba a ser así. Nadie podía prever una situación de emergencia sanitaria, económica y social como la que hemos vivido. Esto nos puede servir de ejemplo para darnos cuenta que no podemos controlarlo todo. No todo lo que sucede a nuestro alrededor está en nuestra mano y responde a nuestro control.

Tras el año que hemos vivido y todos los cambios que se han producido da un poco de vértigo atreverse a vaticinar cómo será 2021. Lo que esperamos es continuar trabajando junto a todos nuestros clientes, a los que nunca podremos agradecer lo suficiente su confianza y apoyo a lo largo de estos meses.

Confiamos en que nuevos proyectos digitales surjan de este 2020 y nos encantaría poder participar en ellos.

Deja una respuesta