Escrito en Marketing online | Sin comentarios | 29-08-2018

De vez en cuando salen noticias acerca de cambios en los algoritmos de las principales redes sociales con una gran repercusión entre los usuarios, la mayoría en contra de estas nuevas características.

Los algoritmos, esa mano invisible que altera lo que cada uno de nosotros ve en las redes sociales, son un conjunto de normas de programación que evolucionan constantemente para modificar el orden en el que vemos las publicaciones o el modo en que aparecen los posts, entre otras funcionalidades.

redes-sociales

Aunque todos los algoritmos tienen la funcionalidad general de afectar al orden en que vemos las publicaciones (limitando el alcance de algunas cuentas con las que interactuamos menos y haciendo que las cuentas que consideren más relevantes para nosotros aparezcan con más frecuencia), los de cada red social tienen sus características específicas.

Facebook fue uno de los pioneros en implantar algoritmos en su plataforma. Además de dar peso al contenido relevante, sus algoritmos:

  • Tienen la finalidad de empeorar el posicionamiento del contenido de clickbaiting, contenido con títulos engañosos con los que pretende conseguir clics fáciles y que al mismo tiempo puede afectar a la reputación de las redes sociales.
  • Al mismo tiempo que el contenido de calidad que coincide con los intereses específicos de cada usuario asciende puestos.
  • Para decidir la valoración de ambos contenidos se utiliza ranking de calidad llamado Feed Quality Panel.
  • En relación a los contactos, busca dar mayor presencia a las relaciones más importantes para el usuario y con las que más interactúa.

Instagram integró un algoritmo parecido al Facebook para hacer frente al problema de que los usuarios solo veían una parte del contenido de su feed, y de este modo podían estar perdiendo contenido relevante para ellos. Este algoritmo ordena las publicaciones el función del número de me gustas y comentarios, el nivel de interacción con el autor de la publicación, la hora en que se hace la publicación y el tipo de contenido sobre el que el usuario suele mostrar interés.

Twitter también incorporó el criterio de relevancia para ordenar sus publicaciones, incorporando la funcionalidad “Mientras no estabas”. En esta red social en el que la vida de cada publicación es mucho más limitada que en el resto (las publicaciones reciben impresiones prácticamente solo hasta unas horas después de su publicación), este cambio recibió numerosas críticas, llegando a ser trending topic el hashtag #RIPTwitter.

En el caso de Youtube, el algoritmo cambió el modo en que se sugerían los vídeos, pasando de basarse únicamente en el número de visitas a darle más importancia al tiempo de visualización de cada vídeo. Ya que, a mayor tiempo de visualización de un vídeo, mayor es la calidad de éste y el interés que despierta en los usuarios.

En LinkedIn, el algoritmo mejora el posicionamiento de las publicaciones con mayor número de interacciones, ya que entiende que son más relevantes para sus usuarios.

Pinterest posiciona las sugerencias teniendo en cuenta los pines por los que el usuario ha mostrado interés anteriormente y las búsquedas que ha realizado previamente.

Como usuario de redes sociales, tanto a modo personal como empresarial, te interesará saber que los algoritmos:

  • Penalizan el posicionamiento de las cuentas que publican en exceso, con el fin de no saturar a los usuarios.
  • Penalizan también las publicaciones que incitan en el título a que el usuario le dé a me gusta, lo comparta o comente.
  • Consideran más relevante que una página tenga publicaciones con bastante engagement (muchos me gustas y comentarios) a que tenga muchos seguidores.
  • Están cambiando constantemente, así que lo ideal es estar siempre al tanto de las últimas modificaciones que se producen en cada red para adaptar los contenidos a lo que estén valorando más los algoritmos en ese momento.

Deja una respuesta