Escrito en Diseño páginas web | Sin comentarios | 18-04-2018

Antes de embarcarte en el apasionante mundo de montar una tienda online seguro que te planteas una larga lista de cuestiones: ¿Vender a nivel nacional o internacional? ¿Cómo gestiono las devoluciones? ¿Qué hacer si un pedido no llega a su destino? ¿Cómo controlo el stock de productos?

La cantidad de preguntas que surgen en esos momentos puede ser interminable…o no. Desde hace varios años triunfa un sistema que rentabiliza al máximo los negocios online, ayudándote a abaratar costes. Hablamos del dropshipping.

Este método consiste en la venta de artículos online sin necesidad de contar con un almacén donde mantener el stock de productos. Evidentemente los artículos estarán almacenados en alguna parte, pero esto no será problema del propietario de la tienda online, ya que se convierte en intermediario.

Si analizamos su nombre podemos conocer bastante acerca de este sistema: la traducción literal sería algo como “gotas de envío” o “goteo de envíos”, pero en términos comerciales se conoce como la triangulación de envíos.

dropshipping

En el dropshipping se presentan tres perfiles: el minorista (o propietario de la tienda online), el mayorista (la persona que dispone del almacén y, por tanto, de los productos) y el comprador.

El sistema es muy sencillo: el cliente entra en el e-commerce y compra un producto. El minorista recibe el pedido, gestiona el cobro y pasa el pedido al mayorista. El mayorista es el encargado de preparar y enviar el producto al cliente. Para poner en marcha este negocio es necesario que el minorista se ponga en contacto con el mayorista, analice los productos de los que dispone y decidan cómo funcionará su acuerdo empresarial. La mayor parte funciona mediante una cuota mensual que se le paga al mayorista y, sobre el precio de cada artículo, el minorista aplica un P.V.P. para el cliente final.

¿Qué ventajas tiene este sistema?

Tras conocer cómo funciona el dropshipping es fácil comprender por qué cada vez más gente se anima a montar negocios online empleando este sistema.

  • El minorista no necesita contar con un almacén donde mantener el stock, por lo que ahorra una parte importante de la inversión.
  • No recaen sobre el minorista los gastos de envío de los productos, sino sobre el mayorista, que se encarga de toda la parte logística del proceso.
  • Es perfecto para aquellas personas que quieren emprender pero no quieren realizar una inversión muy elevada, con un riesgo muy bajo.

¿Qué inconvenientes existen usando el dropshipping?

  • Como minorista eres la cara visible del negocio: si hay cualquier problema con los envíos, los pagos o las devoluciones los clientes van a pedirte las explicaciones pertinentes a ti, no al mayorista.
  • El éxito o el fracaso de tu proyecto reside en dos pilares fundamentales: el mayorista seleccionado y la página web. Si alguno de estos dos elementos falla, el sistema se desmorona.
  • Debes mantener el catálogo actualizado y sincronizado con el almacén de tu proveedor. Si la oferta de productos no funciona tu negocio no estará bien valorado por los usuarios, y tu reputación online se verá afectada.

 

Tras valorar los pros y los contras de emprender un negocio de dropshipping podemos decir con seguridad que se trata de uno de los sistemas más viables y menos arriesgados. Una vez creado estará en tus manos que tu público objetivo y clientes potenciales entren en ella. En Invbit no sólo nos encargamos del diseño y desarrollo de tiendas online, sino que te ayudaremos con la sincronización del almacén del proveedor, además de planificar una campaña de marketing online para dar a conocer tu tienda online. ¿Te animas a emprender?

Deja una respuesta