Manual de uso de redes sociales para negocios pequeños: 7 consejos fáciles

Escrito en Sin categoría | Sin comentarios | 21-06-2021

El uso de las redes sociales aumenta cada año exponencialmente. En la actualidad hay aproximadamente 4 billones de usuarios activos en las redes, los cuales invierten una media de 2,5 horas al día en navegar por sus perfiles.

No es de extrañar que las grandes empresas, PYMES, pequeños negocios y freelances presten atención a estos datos y traten de aprovechar una magnífica oportunidad para conectar con sus potenciales clientes.

Si te preguntas cómo gestionar las redes sociales de tu negocio empezando desde cero no te pierdas las recomendaciones que hemos preparado para ti.

Gestionar redes sociales

1.Antes de empezar, dedica tiempo a la planificación.

Sabemos que es muy fácil crear un perfil en Instagram o en Facebook, y que probablemente estés acostumbrado a utilizarlos. Pero eso no significa que debas abrir perfiles en todas las plataformas, simplemente por el hecho de tenerlos. Piensa que cada perfil que crees para tu negocio requerirá tiempo y esfuerzo, y ambos valen mucho.

Si no planificas qué es lo que quieres conseguir a través de las redes sociales y cómo lo vas a hacer, es imposible que puedas medir resultados. Tómate tu tiempo y diseña una estrategia en redes sociales para tu negocio. De esta forma podrás comprobar si el trabajo que desarrollas en redes sociales está apoyando objetivos de negocio específicos.

Establece unos objetivos medibles y realistas y fija un plazo para alcanzarlos. Haz trabajo de investigación y analiza cómo utilizan las redes sociales corporativas en otras empresas. Así podrás conocer de primera mano qué cosas funcionan en tu sector y qué cosas no te representan. La fase de investigación va ligada a la búsqueda de inspiración. Sigue a cuentas que te aporten y te llenen, que sepan comunicar de forma positiva y clara, y que te ayuden a crecer.

2.Selecciona las plataformas que mejor encajan con tu negocio.

Tras la planificación llega la organización. Para este momento re recomendamos que crees un calendario de publicaciones. Aunque te parezca que no lo necesitas, no siempre vas a tener el tiempo o la memoria fresca para recordar que tienes que publicar. Además, así podrás tener tus publicaciones preparadas (imagen, vídeo y copy) antes de publicarlas.

Existen herramientas gratuitas que permiten programar las publicaciones, por lo que no tendrás que poner alarmas para recordar que los martes a las 13:00 subes una story en tu cuenta de Instagram.

Con el calendario de publicaciones preparado llega el momento de escoger plataformas para tu negocio. Lo primero que debes tener en cuenta es que no puedes hacer suposiciones: Debes investigar a tu audiencia, saber a quién te quieres dirigir y descubrir en qué plataformas suelen estar. Por ejemplo, en contra de lo que puedas pensar, casi el 25% de los usuarios de Facebook tiene entre 18 y 24 años (según datos de Hootsuite).

El usuario medio tiene alrededor de 8,4 perfiles sociales diferentes plataformas. Por eso es importante que varíes los contenidos y publiques contenido adaptado a cada una de las redes. Una forma sencilla de organizar el contenido es destinando cada perfil social a un propósito concreto. Por ejemplo, puedes utilizar Twitter como el principal medio de atención al cliente e Instagram como conexión para captar a tus potenciales clientes.

No tengas miedo de experimentar con un perfil si crees que puede ser interesante para captar a tu audiencia. Pero recuerda que cada perfil requiere tiempo y dedicación, y es importante que dispongas de ambos para poder alimentar su contenido y trabajar el engagement.

3.Conoce a tu audiencia como la palma de la mano.

Es importante que investigues a fondo quiénes son tus clientes y sus hábitos, y así poder recopilar datos valiosos de tu público. Las redes sociales son una herramienta fantástica, no sólo  para conectar con tu audiencia, sino para recabar información sobre ella y así conocerla mejor.

De este modo podrás saber quién compra en tu negocio y cómo interactúan contigo online.

Una vez que hayas hecho tu estudio sobre tu público objetivo podrás definir al buyer persona de tu negocio. ¿Qué es un buyer persona?

Se trata de una representación irreal de nuestro cliente final, en base a la información que hemos recabado: localización, intereses, edad, comportamiento y necesidades. Gracias al perfil de esta persona ficticia tendrás una idea más clara de qué tipo de contenido consume tu target y qué le puede interesar.

4.Construye relaciones de valor.

Las redes sociales son un sistema de conexión directa entre negocios y clientes. Aprovecha esa ventaja e interactúa con tu público objetivo.

Plataformas como Instagram o Twitter, por ejemplo, ofrecen herramientas para crear encuestas. Así, si quieres saber qué opinan tus clientes acerca de un nuevo servicio o sobre algún aspecto de tu empresa, puedes preguntárselo directamente. La mayor parte de los usuarios de redes sociales son muy sinceros, así que probablemente obtengas respuestas que aporte datos constructivos para mejorar tu negocio.

Aquellos negocios que muestran su cara más cercana suelen obtener un engagement orgánico más elevado que aquellas que ofrecen contenido más “genérico”. Tu empresa es una prolongación de quién eres y lo que quieres proyectar, ¿por qué no ofrecer un poco más a tus clientes? No es necesario que expliques por stories todo lo que haces desde que te levantas hasta que te acuestas. Pero si dedicas tiempo a explicar a tus seguidores el porqué de cómo haces las cosas, seguro que conseguirás captar a potenciales usuarios por ofrecer un contenido natural y realista.

5.Mantente al día de las tendencias y busca inspiración.

Seguir a cuentas que te inspiren y aporten ideas siempre es positivo. Conocer las tendencias de lo que se lleva, qué contenidos tienen éxito y lo que más le gusta al público es importante para alimentar tus redes sociales y crear contenido de calidad. Con esto no queremos decir que tengas que sumarte a cada tendencia que exista. Pero escuchar y aprender qué temas son los que están de rabiosa actualidad podrán ayudarte no sólo a inspirar tus próximos contenidos, sino a captar a potenciales clientes que no conocían tu negocio.

6.Explora diferentes formatos.

La mayor parte de las plataformas de redes sociales permiten publicar contenido en varios formatos: foto, video, GIFs, clips de música, memes… La lista es extensa. Intenta no estancarte en un tipo de formato y varía. Así estarás ofreciendo a tus seguidores un contenido variado y no te estancarás en un mismo estilo.

¿Una idea sencilla? Toma un contenido concreto y ve adaptándolo a cada formato de publicación. De esta manera tendrás varios diseños y podrás escoger cuál es el que mejor encaja con tu feed.

7.Menos es más.

No te agobies con tener perfiles en todas las redes sociales. Es preferible que compartas contenido de calidad para alimentar pocos perfiles a que tengas presencia en todas y cada una de las plataformas existentes.

Recuerda que lo más importante, a la hora de crear contenido para redes sociales, es que sean publicaciones que aporten valor a los usuarios. Si todas tus publicaciones están centradas en ofrecer tus productos o servicios tus seguidores pensarán que no tienes nada que aportarles y, por tanto, se cansarán y pasarán a la siguiente cuenta. No olvides que si tienes un pequeño negocio o empresa tu prioridad en las redes sociales deberá ser construir relaciones sólidas con tus potenciales clientes. Crea, sé transparente, cuenta historias, prueba y rectifica. Explora y conoce a tus seguidores y descubre el fascinante mundo de las redes sociales a través de tu negocio.

Es posible que en algunos momentos quieras tirar la toalla o que pienses que tanto esfuerzo no vale la pena. No te desanimes: es normal que te sientas frustrado en algún momento. Recuerda que nadie mejor que tú va a saber explicar cuáles son las ventajas de tu negocio.

Si sientes que necesitas apoyo o simplemente no dispones de tiempo para dedicarte a ello, puedes contar con Invbit. Contacta con nosotros y te explicaremos cómo podemos ayudarte.

¿Empezamos?

 

 

Deja una respuesta