Escrito en Imagen Corporativa | Sin comentarios | 01-08-2017

¿Cuántos logos has visto durante el día de hoy? Seguramente una cantidad tal elevada que te resulte imposible cuantificarla. Es por eso que las empresas se tienen que esforzar cada vez más en crear logos que destaquen y se diferencien de los de su competencia para conseguir ser recordadas y asociadas a la imagen de marca que deseen transmitir.

Por lo tanto, aunque pueda parecer simple diseñar un logotipo, algo que cualquiera puede hacer en media hora sin recurrir a diseñadores profesionales, puede llegar a convertirse en todo un reto. Abusar de los colores en el logo, mezclar muchas tipografías, una mala composición o dar posibilidad a dobles interpretaciones puede suponer el fin para una marca.

requisitos-a-seguir-en-el-diseno-de-un-logo

Para evitar esto, en este artículo hemos reunido los principales requisitos que debe tener el diseño de un logo para conseguir el complicado equilibrio entre sobrio y llamativo:

  • Original: evitar parecidos con logotipos ya existentes y abusar de iconos básicos, de este modo el logo no va a diferenciarse del resto y no vamos a conseguir que identifiquen a nuestra marca con él. Para esta parte, un buen brainstorming hasta dar con una idea que nos guste es indispensable.
  • Transmitir la imagen de la marca: antes de empezar con el diseño del logo es indispensable conocer bien a la empresa, ¿a qué se dedica?, ¿cuáles son sus valores?, ¿apuesta por la calidad o por la competitividad en precios?, ¿cuánto tiempo lleva en el mercado?, ¿cómo es su público objetivo?, ¿le interesa llegar a un público masivo o a un segmento exclusivo?… E intentar adaptar el logo todo lo posible a estas características condicionantes.
  • Colores adecuados: los consumidores van a asociar automáticamente los colores corporativos a una serie de significados. Basta con observar lo recurrente que es el azul entre el sector sanitario para transmitir profesionalidad, el negro y dorado en los productos gourmet para evocar exclusividad, o la combinación de colores vibrantes en los restaurantes de comida rápida para que el consumidor los asocie con un servicio rápido.
  • Simple: los logos complicados son menos recordados por los consumidores porque les resultan difíciles de asimilar. Un logotipo debe ser comprensible incluso viéndolo de lejos, no combinar más de dos estilos de fuente ni más de tres colores y evitar cualquier tipo de degradados y sombras.
  • Atemporal: si un logotipo es bueno hoy lo será dentro de 50 años, aunque se le puedan realizar pequeñas modificaciones para mantenerlo actualizado. Se debe evitar caer en modas y decantarse por diseños neutros.
  • Adaptable: un logo no solo se usa en el propio producto, sino también en la web, redes sociales, tarjetas de presentación, stands promocionales e incluso en objetos de merchandising. Por lo que debe ser escalable sin perder calidad y verse bien si se cambian los colores o se pone en blanco y negro.
  • Apropiado: el logo debe respetar la cultura y valores del público al que se dirige, no resultar ofensivo y no dar posibilidad a malinterpretaciones o dobles interpretaciones. Aunque pueda parecer un punto básico, muchas marcas han empeorado su imagen y tenido que cambiar corriendo el logo por no tenerlo en cuenta.

Si estás desarrollando algún proyecto, quieres darle un cambio de imagen a tu marca o renovar tu logotipo, en InvBit te asesoramos sin compromiso (aquí puedes ver alguno de nuestros trabajos).

Deja una respuesta